"Más vale prevenir que..."

IMPORTANTE: COTILLONES FIN DE AÑO Y FIESTAS EN PISOS ALQUILADOS

 

 

 

......Cada año sucede lo mismo... y en esta ocasión queremos prevenir a quienes desconozcan del tema, y sobre todo a la juventud.

 

.....Referente a los PISOS ALQUILADOS, se debe tener en cuenta que esa noche no exime todo cumplimiento de la ley y las normas a cumplir para estas fiestas son las mísmas como si de un domicilio familiar hablasemos con denuncias posibles por musica alta, arrojar cosas por las ventanas, escándalo en las escaleras del inmueble o la via pública, menores de edad consumiendo alcohol... No significa que porque sea dia fetivo la Policia Local y Nacional y la Guardia Civil no trabajen.

 

.....Referente a los COTILLONES DE FIN DE AÑO, comentar que ya estan compradas la mayoria de las entradas y se le recuerda a todo aquel que asista a uno de ellos que solicite un comprobante de pago (p.ej. una factura) en la que venga indicado el importe, CIF y sello de la empresa y motivo de la celebración (p.ej. folleto publicitario de la fiesta). Y Además muy importante, se le debe advertir a los responsables que no sobrepasen el aforo. Todo esto se hace mención para prevenir problemas posteriores y para reclamaciones en oficinas de consumidores. Para quienes deseen mayor información sobre este tema, a continuación os hemos extraído un importante texto referente a dicha celebración anual.

. ......

 

DERECHOS DEL CONSUMIDOR: ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES Y SERVICIOS

COTILLONES


Es aconsejable cerciorarse de que la fiesta tenga licencia

El fin de año y la noche de Reyes son fechas de grandes celebraciones. Una tradición que siguen muchas personas es la de acudir a cotillones, fiestas con música, orquestas, regalos y todos los ganchos que se le ocurran al empresario con el fin de atraer al mayor número posible de asistentes y conseguir grandes beneficios. Pero para poder festejar bien el fin de año, conviene cerciorarse de que los cotillones tengan licencia y cumplan todas las condiciones de seguridad.

Benyi Arregocés Carrere para Consumer.es
Diciembre 2003

Permisos
Los cotillones son las fiestas que se celebran en Nochevieja y Noche de Reyes. El consumidor se encuentra con diversas ofertas, cada una dirigida a un público específico, que suelen coincidir en algunos aspectos: su entrada es cara -de 24 euros en adelante-, incluyen varias bebidas con la entrada u ofrecen barra libre, y se le presta atención a la música, ya sea con la actuación de grupos, dj’s o simples discos. A partir de ahí, cada organizador intenta ofrecer algo que destaque para diferenciarse de los demás. Por ejemplo, incluir la cena y la noche en un hotel o celebrar la fiesta en un recinto grande para reunir a la mayor cantidad de gente posible.

Las empresas hosteleras organizan habitualmente de forma masiva estas fiestas de la época navideña. Según aseguran los propios hosteleros, las recaudaciones que se consiguen en estas fechas son cuantiosas. “Se advierte un crecimiento muy importante de la actividad. En el mes de diciembre, a pesar de que los costes de los productos alimenticios se elevan, se suele doblar la facturación habitual, debido a la cantidad de celebraciones especiales que se producen: cenas de navidad, de empresa, reuniones de amigos, copas navideñas, etc.”, explica Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR). “Y los cotillones suponen un volumen de actividad muy interesante para hoteles y salas de fiesta, por ejemplo”, concluye.

Para el sector de este gremio que se encuentra especializado en fiestas, los cotillones son, prácticamente, un día más de su actividad, porque no tienen que afrontar modificaciones especiales en cuanto a seguridad, nivel máximo de decibelios y una larga lista de aspectos que se encuentran legislados y que es su deber cumplir durante todo el año, y no sólo en estas fiestas navideñas.

En cambio, los demás locales y aquellas empresas no hosteleras que desean celebrar un cotillón deben pedir una autorización especial a la Administración Pública. Dependiendo del aforo previsto para la fiesta, se tendrá que pedir permiso al ayuntamiento o a la Comunidad Autónoma correspondiente. Después, estos organismos tienen que velar porque los organizadores cumplan todas las leyes que garantizan la seguridad de los asistentes. Lo habitual es que acuda un inspector a verificar que todo esté correcto.

Muchas empresas que no son hosteleras organizan cotillones aprovechando el tirón popular y las grandes recaudaciones que se consiguen en Nochevieja y la Noche de Reyes. Un hecho que no gusta a los profesionales que habitualmente se dedican a estas tareas. “Es la historia repetida de todos los años. Asistimos a un intrusismo inaceptable, con ofertas de aluvión, hechas por empresas champiñón, que se constituyen de un día para otro y luego desaparecen”, denuncia el secretario general de la FEHR.


Sin licencia
El representante de los hosteleros opina que estas empresas otorgan menos seguridad al consumidor. “No demuestran una trayectoria a lo largo de todo un año, sólo están para hacer negocio, pero no quieren asumir los posibles costes posteriores. Constituir una sociedad limitada cuesta 3.000 euros pero las macrofiestas recaudan millones en un sólo día. Si se ha producido algún altercado o reclamaciones, al año siguiente montan otra empresa y vuelta a empezar”, expone Gallego.

Además, explica que obtener la licencia para celebrar un cotillón es algo discrecional. “Los ayuntamientos y las comunidades quizá no disponen de los medios adecuados comprobar correctamente todas las solicitudes”, apunta.

Sin embargo, el principal problema, desde el punto de vista del consumidor, es la proliferación de fiestas sin licencia. Desde la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) se pide a los organismos públicos que impidan la celebración de cotillones ilegales, en los que, por no cumplir las normas de seguridad, se pueden producir graves accidentes.


Recomendaciones
Pero, ¿qué podemos hacer los consumidores ante estas situaciones? Para evitar problemas, las asociaciones de consumidores aconsejan intentar acudir a un cotillón que tenga todos los permisos en regla. Con este fin, es conveniente solicitar al organizador una copia de la licencia o de su permiso para celebrar fiestas similares. FACUA recomienda visitar el local donde se va a celebrar la fiesta para cerciorarse de que cumple con las normas de seguridad. Es importante fijarse en que tenga salidas de emergencia utilizables y extintores. “Como consumidores, deberíamos exigir -ya que los precios por lo general son altos- que nos informen sobre qué empresa se encuentra detrás de la organización de la fiesta o ver el CIF”, afirma Gallego.

“Recomiendo acudir a cotillones organizados por empresas hosteleras, como hoteles, discotecas, pubs, empresas de catering, organizadores de fiestas, de congresos, etc. Es decir, eventos organizados por profesionales que, en general, cumplen con los requisitos legales y de protección a los clientes”, dice el secretario de la FEHR.

Otra recomendación muy útil es la de guardar la entrada del cotillón para posibles reclamaciones. La publicidad que se haya lanzado de la fiesta también puede servir como prueba porque se considera un contrato. No obstante, “en un ticket no se recogen todas las prestaciones que ofrece la fiesta y la publicidad tiene el problema de que, aunque sirva como contrato, los carteles suelen ser muy espectaculares pero no llevan letra pequeña”, explica.

En caso de que se incumpliera alguno de los aspectos prometidos por la empresa promotora, como que el aforo fuera superior al legalmente permitido, que el número de bebidas con la consumición fuera sea menor, o si se considerara necesario reclamar una atención inadecuada, es importante no olvidarse que todos los cotillones deben contar con una hoja de reclamaciones para que el consumidor pueda reflejar legalmente su queja.

Si durante la fiesta ocurriera algún accidente, como una caída porque el suelo estuviera resbaladizo o cualquier otro incidente debido al mal estado de las instalaciones habilitadas para la celebración, conviene saber que todos los establecimientos cuentan con un seguro de responsabilidad civil para cubrirse ante los sucesos que pudieran afectar a sus clientes. Por lo tanto, se debe comunicar el suceso de inmediato al responsable de la sala, quien le indicará los trámites que debe realizar para que el seguro cubra los gastos médicos, de traslado y servicios de urgencia.

Fuente del texto "DERECHOS DEL CONSUMIDOR: ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES Y SERVICIOS": consumer.es EROSKI

 

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE EL ARTÍCULO
EDICIÓN ORIGINAL: Diciembre 2005
TEXTO REEDITADO: NO
CONTENIDO EXTRA: Fotos (Soho´s Gallery) y Texto Normativo (consumer.es)
ARTICULO CONSULTADO (2OO5): Estadística Aún NO Disponible